Dentro de la investigación científica, la observación representa una técnica de recolección de datos muy importante y que permite un acercamiento hacia lo que se está investigando.

Uno de los criterios de clasificación más usados es aquella que los divide en Observación Participante y No Participante, a continuación, se va a dar una breve explicación de cada uno de ellos (Ynoub, 2015)

La observación participante es aquella en la cual el investigador asume un rol activo durante el trabajo de campo, es decir, interactúa directamente con aquel o aquellos que observa, inclusive en una versión extrema, puede llegar a involucrarse con los sujetos que integran la muestra que está investigando.

La observación no participante supone todo lo contrario, es decir, el investigador asume un rol pasivo, tan solo de recopilar datos, sin interferir en el normal comportamiento de lo que está investigando.

Dentro de las opiniones favorables, se tienen aquellas en las cuales se indica que este instrumento (la observación) permite la recolección de datos directamente de campo, teniendo un mejor acercamiento a lo que se está investigando, sin embargo, hay otras opiniones que sostienen que la presencia del investigador en la observación (ya sea participante o no), de todas maneras, ocasiona una distorsión en cuanto al comportamiento normal de los observados.

Atendiendo a estas opiniones tanto a favor o en contra, se han desarrollado otras alternativas a las tradicionales técnicas de observación mostradas anteriormente, las cuales serán desarrolladas en una próxima entrada de este blog.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Ynoub R (2015).  Cuestión de método. México: CENGAGE Learning

Anuncios