Las normas Vancouver – NLM deben su nombre al hecho de que en 1997 la International Commitee of Medical Journal Editors, publica la quinta edición de su guía de referenciación de textos de medicina, la misma que se originó en una reunión llevada a cabo en Vancouver (de ahí es que son conocidas como las Normas Vancouver) y posteriormente se acogen a las normas de la National Library Of Medicine o NLM (Patiño, 2013)

En esta norma, luego de la cita (ya sea textual o paráfrasis) se coloca un número entre paréntesis el cual indica el número de orden del texto que ha sido citado, en cuanto a las referencias bibliográficas, a continuación, veremos los siguientes casos:

Si se trata de un libro, la estructura es la siguiente:

Apellido del autor Iniciales del nombre (sin punto ni espacio). Título de la obra (sin cursiva). Número de edición. Ciudad de publicación: Editorial; año de publicación.

Por ejemplo:

Delgado BE. La aleatorización del lenguaje humano. Lima: Charapa Ediciones; 2016

Para el caso de un artículo en una revista científica, se tiene lo siguiente:

Apellido del autor Iniciales del nombre (sin punto ni espacio). Título de la obra (sin cursiva). Nombre de la revista (Abreviado).  Año; volumen (número de edición): rango de páginas.

Por ejemplo:

Carpio DS.  El páncreas y sus funciones. Med Com. 2015; 12(2): 145-156

Así como estos casos y como las normas anteriores, también las normas Vancouver – NLM cuentan con estándares para otros tipos de documentos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Patiño G. (2013). Escritura y universidad. Guía para el trabajo académico. Colombia: CEA

 

Anuncios