Siguiendo con el tema de las pseudociencias, vamos a revisar cuatro características básicas que diferencian a la ciencia de la pseudociencia.  Al respecto Bunge (2012), señala lo siguiente:

  1. Mutabilidad: la ciencia “viva” se basa en la investigación, lo cual hace que sea modificada y actualizada, es decir cambia conforme se logran nuevas contrastaciones; lo que no sucede con la pseudociencia (por ejemplo la parasicología) la cual se mantiene estática.
  1. Compatibilidad con el conocimiento previo existente: una nueva idea debe tener afinidad y no violar principios validados sobre el tema, entonces, el aprendizaje de la ciencia se basa en el conocimiento de estos principios anteriores a fin de poder contrastarla y evaluarla; por lo tanto su aprendizaje puede tomar toda una vida. En la pseudociencia ocurre lo contrario, es decir, se aprende en poco tiempo y además viola los principios básicos contrastados (por ejemplo el principio de conservación de la materia, por la telequinesia)
  1. Intersección parcial con otros campos de la ciencia: ya que la ciencia funciona como un sistema, toma muchos conocimientos de otras ciencias y en muchos casos se superponen parcialmente, lo que no ocurre con la pseudociencia, la cual trabaja en forma aislada.
  1. Control por parte de la comunidad científica: los investigadores no trabajan en forma aislada, sino que al publicar sus trabajos reciben la crítica de otros investigadores, los cuales ayudan a que el investigador de autocuestione y con ello mejore su trabajo. Obviamente, la pseudociencia no acepta críticas.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bunge M. (2012).  Filosofía de la tecnología y otros ensayos.  Lima: Fondo Editorial UIGV

Anuncios