Las demostraciones de hipótesis causales, es decir de la forma: mediante la aplicación de X mejorará Y, es un tema ideal para tesis (sobre todo de posgrado) y para programas relacionados a ingeniería industrial, economía, administración etc.  Ejemplos típicos pueden ser: “mediante la aplicación del modelo de fidelización H se logrará una mejora en la satisfacción del cliente en una empresa de confecciones” o también “mediante la implementación de un sistema de optimización cruzada se logrará reducir el tiempo de producción en la línea H de la empresa ABC”

En estos casos se debe de analizar la hipótesis bajo el enfoque de un experimento simple, sin embargo ¿Cómo realizar la demostración de este tipo de hipótesis?, a continuación una breve reseña introductoria relacionada a este tipo de hipótesis, bajo el esquema de un estudio cuantitativo y experimental.

Primeramente debemos tener bien claro que “no podemos probar que una hipótesis es verdadera o falsa, sino argumentar que fue apoyada o no de acuerdo a ciertos datos obtenidos en una investigación particular” (Hernández, Fernandez & Baptista, 2010, p.108); ahora bien conviene transformar esta hipótesis de investigación en una hipótesis estadística, entendiéndose esta como “una afirmación de los valores de los parámetros de una población o proceso, que puede probarse a partir de la información contenida en una muestra” (Gutierrez & De la Vara, 2012, p. 22).

Para dicha transformación, se define una hipótesis nula o H0 y una alternativa o H1; la primera se refiere a que la variable independiente no ha producido efecto alguno sobre la dependiente y si se encuentran diferencias se debe al azar y la segunda es lo contrario.  Por ejemplo para la hipótesis “Mediante la aplicación del insumo H, se logrará mejorar la resistencia de las bujías Z”, se tiene lo siguiente:

La producción de bujías se divide en dos partes: una experimental, la cual recibe el insumo H y otra control la cual no lo recibe, y luego se toma una muestra de cada uno; en el primer caso (experimental) el promedio de la resistencia es u1 y en el segundo caso el promedio es u2; por lo tanto:

H0: u1=u2 El insumo H no produce ningún cambio en la resistencia, es decir las medias son iguales

H1: u1<>u2  Las medias del grupo control y experimental son diferentes, por lo tanto el insumo H ha producido un efecto en el nivel de resistencia (caso 1)

H1: u1<u2 La media de la resistencia del grupo experimental el mayor que la del grupo control, por lo tanto el insumo H ha mejorado la resistencia (caso 2)

Como se puede apreciar se tienen dos alternativas para H1, pero para la prueba se escoge una sola; el caso 1 se llama hipótesis de dos colas y el segundo es de una cola.

La demostración consiste en aceptar o rechazar la hipótesis H0, si la aceptamos entonces la hipótesis de investigación queda rechazada, es decir el aditamento H no mejora la resistencia; pero si se rechaza H0, se acepta H1 por lo tanto el insumo H mejora la resistencia (caso 2).

La herramienta para verificar la aceptación o rechazo de H0 es un estadístico de prueba (el cual puede ser la prueba t) considerando una probabilidad de error (Montgomery, 2013).  Pero ¿cómo se aplica dicho estadístico?, por razones de espacio en una siguiente entrada tomaremos como ejemplo una variante de la prueba t para ilustrar este caso; sin embargo se invita al lector a revisar las referencias bibliográficas para ampliar el tema.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFÍCAS

Gutierrez H. & De la Vara R. (2012).  Análisis y Diseño de Expermientos.  México: Mc Graw Hill

Hernández, R., Fernández, C. & Baptista, P. (2010). Metodología de la investigación. México: McGraw-Hill

Montgomery D. (2013).  Diseño y Análisis de Experimentos.  México: Limusa Wiley

Anuncios