Etiquetas

, ,

Este quizás sea un tema bastante trillado pero aun así sigue no pierde su vigencia e importancia. Las diferencias entre la ciencia y la religión se basan básicamente en la esencia de cada una; mientras que la ciencia busca una causa racional a sus diversos objetos de estudio, la religión basa su creencia en un ser superior que gobierna todo lo que existe.

De hecho muchos fenómenos de la naturaleza que antes tenían una explicación “divina” dada por la religión imperante, han sido desmitificados por la ciencia; es decir se ha encontrado las causas que los originan, las cuales no eran precisamente “sobrenaturales”.

Sin embargo la ciencia no lo puede explicar todo, existen varios fenómenos que no pueden ser explicados aun, pero eso no significa necesariamente que sean producto de un ser superior ¿o sí? Veamos un punto interesante, tomemos como ejemplo el origen del universo; según la biblia Dios creo el universo, sin embargo en la actualidad la teoría aceptada por la ciencia al respecto es el Big Bang o la gran explosión, la cual fue propuesta por Georges Lemaître (quien irónicamente fue sacerdote y a la vez científico).

En versión súper reducida: según esta teoría la materia así como el espacio-tiempo estuvieron concentrados en un punto del tamaño de un átomo pero con una gran densidad; este explota dando origen al universo. Pues bien, hasta aquí no se ve la intervención directa de Dios, (de hecho hay una explicación científica), sin embargo ¿Qué tal si lo que descubre la ciencia no es sino los mecanismos que utiliza Dios para la creación de las cosas o la evolución del universo? Y de ser así ¿él sería acaso el creador de estos mecanismos los cuáles crean y gobiernan todo?

Estas dos preguntas son difíciles de responder científicamente ya que nuestra capacidad no llega a tanto. Por otro lado, la ciencia no se preocupa de la existencia o no de Dios, es más, dicho campo de investigación le pertenece a la Teología y esto se debe a que no tenemos los “instrumentos” para probar o negar la existencia de Dios de forma científica.

Sin embargo hay algo en que coincide al menos la biblia con la ciencia; los dos rechazan la brujería y demás ritos ocultistas, aunque las causas son distintas; para la ciencia esto es superstición y por lo tanto no tiene fundamento científico, de hecho sirve para engañar y mantener en la ignorancia a las masas; para la biblia estas prácticas constituyen un acercamiento al demonio y por ende al mal.

Pero también hay que ver otro tema importante, a lo largo de la historia, el dogma y la religión han sido utilizados por los grupos de poder para preservar sus privilegios sobre la población, también el tema de lo sobrenatural es utilizado por charlatanes para vender libros u otras pócimas, por lo tanto es aquí en donde la ciencia desenmascara estos engaños. La superstición termina siendo pues un arma poderosa para sojuzgar a una población.

Finalmente ¿pueden coexistir la ciencia y la religión?, la respuesta es personal; pero recordemos que el hombre es un ser complejo en donde pueden coexistir muchas facetas, además grandes personajes como Einstein, Kepler, Copérnico, Newton entre otros; fueron grandes científicos con una profunda fe religiosa. Como dice la biblia “la verdad os hará libre”.

Anuncios