El ábaco de Régnier, es otro método útil para la prospectiva; diseñado por François Régnier, se basa en el uso de colores para expresar diversas opiniones.  La escala de colores utilizada es la siguiente:

Verde oscuro: Muy favorable

Verde claro: Favorable

Amarillo: Neutro

Rosado: Desfavorable

Rojo: Muy desfavorable

Blanco: Desea participar pero no tiene opinión

Negro: No desea participar

Como se puede apreciar, los primeros cinco colores se pueden asemejar a una escala de Likert, en donde en vez de números se está aplicando colores, lo cual permite una mejor visualización de los resultados.  La implementación sigue los siguientes pasos:

  1. Definición de las preguntas a aplicarse

 2. Envío del cuestionario y primer procesamiento de datos

 3. Segunda revisión y resultado final

 Otra aplicación del método puede estar referida a caracterizar la intensidad de diferentes problemas, en caso de ser así, los colores verdes serían indicadores de una baja incidencia del problema el rojo sería un problema grave o de alta incidencia.

Anuncios