En una entrada anterior se explicó las generalidades con respecto a las hipótesis; asimismo se había mencionado que dentro de la clasificación de las hipótesis, se encuentran aquellas que expresan causalidad.  Pues bien, debido a la importancia que tienen en las tesis y las investigaciones en general, a continuación se va a detallar un poco en que consiste esta clasificación.

Para comenzar, las hipótesis causales o también conocidas como aquellas que expresan causalidad, son las que establecen una relación entre dos tipos de variables, exactamente relaciones causa – efecto (Hernández, Fernández & Baptista, 2010); por lo tanto se tiene una variable independiente (la que origina el efecto) y una variable dependiente (resultado o efecto).

Normalmente a las variables independientes se les denomina x y a las dependientes y, por ejemplo la aplicación del método de enseñanza X mejora los resultados académicos en los alumnos del curso C en la universidad U; en este caso X es variable independiente y la calificación de los alumnos es la variable dependiente. 

Cuando una hipótesis causal tiene una sola variable independiente y dependiente (como en el ejemplo anterior), se le llama bivariada, sin embargo cuando hay varias variables independientes o varias dependientes o ambos casos, se les conoce como multivariadas; las herramientas de contrastación en ambos casos son diferentes, por lo tanto en una tesis hay que tener mucho cuidado en la definición del tipo de hipótesis que se utilice, es decir, no es lo mismo contrastar una bivariada que una multivariada y además no es recomendable descomponer una multivariada en varias bivariadas, ya que es una sola hipótesis.

Anuncios