Etiquetas

, , ,

En una entrada anterior se comentó el tema de los problemas de investigación; pues ahora continuando con el asunto es necesario escribir un poco sobre la hipótesis.  Si bien el problema es la “madre” de la investigación, la hipótesis será su “hija”, es decir nace del problema e intenta dar una respuesta a la pregunta problemática.

Pero ¿Qué son las hipótesis?,  son explicaciones tentativas del fenómeno investigado que se formulan como proposiciones y al mismo tiempo son respuestas al problema de investigación (Hernández, Fernández & Baptista, 2010).   Por ejemplo, si se tuviera el problema siguiente: ¿Cómo mejorar el rendimiento de los alumnos de la clase X del programa de maestría de la Universidad Y?, la hipótesis podría ser: Mediante la aplicación del método Z basado en el constructivismo, se mejorará el rendimiento de los alumnos de la clase X del programa de maestría de la Universidad Y.

Obviamente, se ha colocado el término constructivismo sólo como ejemplo, sin embargo dentro de una investigación (lo cual incluye lógicamente a una tesis), la hipótesis es lo que se trata de probar; pero hay que considerar que la hipótesis no siempre saldrá “victoriosa” de esta prueba; pero en el caso de ser así, esta terminará convirtiéndose en ley (Alvarado, 2005).

Ahora bien y con respecto al párrafo anterior, es de vital importancia determinar “el grado de comprobación”; es decir la fuerza de la prueba, y esto se logra mediante el tipo de diseño que se elija.  Al ser muy extenso hablar de diseños de investigación, lo dejaremos para otra entrada.

Es recomendable que la cantidad de hipótesis sea la misma que la de los problemas, es decir a n problemas, n hipótesis de tal forma que se mantenga la consistencia básica de la investigación.   Por otro lado, para Hernández et al. (2010) las hipótesis pueden ser: De investigación, nulas, alternativas y estadísticas .

Una vez formuladas las hipótesis estas deben operacionalizarse, es decir especificar los aspectos contenidos en su formulación, expresándolas en variables las cuales darán lugar a indicadores, con los cuales se logrará pasar la hipótesis de lo abstracto a lo concreto (Tafur, 1995).

Si bien el tema da para más, por razones de espacio debemos cerrar esta entrada, esperando que les haya sido de utilidad.  Más adelante continuaremos con algunas precisiones más sobre este punto.

Anuncios