Esta es la segunda parte de un conjunto de reflexiones acerca del artículo “La actitud prospectiva” de Berger.  Sobre el tema, en dicho artículo se menciona lo siguiente: “Como no busca predecir y no se interesa en los eventos, sino en las situaciones, no tiene la necesidad de proporcionar fechas y si lo hace es con cierta aproximación”, esta afirmación contiene uno de los aspectos claves en la prospectiva, es decir el hecho de que no busca “predecir el futuro” como muchos pueden pensar.

Para entender mejor el tema Berger escribe lo siguiente: “En muchos casos se puede indicar con mayor certeza una tendencia general más que la fecha o la intensidad de un evento en particular”; como se puede apreciar, esta información es valiosísima si viene de expertos en el tema, y además permite saber cuál es el escenario futurible más probable si es que las cosas se siguen desarrollando tal cual están.

Otro punto importante para Berger es que la prospectiva está relacionada con el largo plazo; al respecto el autor menciona lo siguiente: “La prospectiva supone una libertad que no admite la obligación a la que nos somete la urgencia. La prospectiva nos demuestra seguido que las acciones de corto plazo se encadenan en una dirección opuesta a la que revela el estudio de largo plazo”.  En este fragmento se puede inferir que la prospectiva necesita un análisis que no debe estar sometido a las urgencias del “día a día”, sino que debe ver más allá de todo eso para luego trazar la ruta a seguir y de ahí recién desarrollar las acciones inmediatas adecuadas.

También al leer el texto citado anteriormente, es fácil darse cuenta de que las acciones sin rumbo de la “urgencia” llevan a las organizaciones a caminos diferentes y no siempre adecuados al largo plazo.

El carácter cualitativo de la prospectiva se pone en manifiesto en esta parte del artículo: “Para superar las visiones estrechas de los especialistas y describir de manera concreta una situación ubicada en el futuro, nada es mejor que el diálogo entre los hombres de experiencia, cuya formación y responsabilidades sean diferentes.”; esos “hombre de experiencia” a los cuales se refiere el autor son los “expertos”, término que se utiliza en los estudios de prospectiva y sus opiniones son los insumos básicos para la formulación de escenarios futuribles, sea cual sea el método que se utilice.

Finalmente, queda mucho más por analizar en este artículo, sin embargo y debido al poco espacio, se ha querido tocar las partes principales invitando al lector a descargar el texto completo y leerlo detenidamente.

 

 

 

Anuncios