Etiquetas

, ,

Luego de un tiempo fuera, regresamos con este tema interesante como es el Análisis Morfológico y su aplicación en la prospectiva.  Este método se puede considerar como uno más de la ya conocida caja de herramientas de Godet; su uso en la prospectiva generará una serie de escenarios futuribles.

La aplicación se inicia con las variables claves identificadas en el Análisis Estructural, luego por cada variable se debe formular una serie de hipótesis evolutivas (se recomiendan tres), con lo cual se obtiene una fila por cada variable, para un mejor entendimiento imagínese cinco variables claves (V1, V2, V3, V4 y V5) ahora por cada una de ellas se formulan tres hipótesis evolutivas (para V1: H11, H12, H13 y así para el resto de variables), con lo cual se obtendría lo siguiente:

V1:  H11  H12  H13
V2:  H21  H22  H23
V3:  H31  H32  H33
V4:  H41  H42  H43
V5:  H51  H52  H53

Ahora un escenario sería la combinación de todas las hipótesis, por lo tanto habrán tantos escenarios como combinaciones posibles de hipótesis, por ejemplo un escenario puede ser  H11 H21 H31 H41 H51 pero también otro podría ser: H12 H21 H31 H41 H52 y así sucesivamente, sin embargo una combinación errónea sería combinar filas, por ejemplo H11 H13 H21 H31 H41 H51, el error en este escenario es que concibe dos hipótesis de una misma variable (H11 y H13) por lo tanto irrealizable, ya que ambas no se pueden dar al mismo tiempo.

En resumen, se tendrían en este caso 243 o 3^5  escenarios, a esto se llama espacio morfológico (dentro del cual se elegirá el escenario apuesta); pero claro no necesariamente todos serán factibles, ya que pueden existir combinaciones bien formuladas, pero que en la práctica no se pueden dar; entonces, es muy importante analizar bien los escenarios a fin de no aumentar el espacio morfológico y luego tener tantos escenarios que se haría inmanejable el estudio.

Anuncios