Estuve sin Internet un par de semanas, gracias a los “amigos” del soporte técnico de Cablenet, y bueno pude comprobar la alta dependencia tecnológica que padezco, es decir, no podía enviar sílabos, leer las comunicaciones de las universidades donde enseño, comunicarme con mis contactos etc.; y pensar que hace mucho tiempo (al menos cuando estaba en la universidad) podía vivir sin Internet ni celular, todo un caso.

El celular es otra historia, pero volviendo a Internet y en general a la tecnología, mucho se discute si es buena o mala, facilita o complica la vida, en fin, en realidad es una discusión epistemológica (y acá recuerdo a mi profesor del doctorado), pero sobre ello escribiré algo más adelante; con respecto a internet, si es usado responsablemente y con la madurez debida, creo que es una herramienta muy útil y que te facilita la vida (no se si antes era más complicada), además te permite mantener contacto con tus amistades, lo cual antes solo lo lograbas por teléfono.

Volvió el servicio de Internet (claro que con otro proveedor), y con ello la normalidad a la existencia del suscrito.

Anuncios